Cultura

 

Historia

Testigos vivos de la antigüedad del Poblamiento de nuestra comarca, los numerosos yacimientos arqueológicos, abren sus ojos al mundo como por casualidad para hablarnos de nuestros ancestros, queriendo ser descubiertos.

El trazado de las Calzadas Via de la Plata y la Dalmacia, recuerdos de la romanización, de la férrea disciplina romana, la riqueza patrimonial de Coria y Galisteo : la primera con su muralla tardorromana y una de las diócesis más antigua de la península, clave para conocer y comprender todo el poblamiento de estas tierras desde la romanización a la Edad Moderna; la segunda, poseedora de una original muralla almohade de cantos rodados y una bella iglesia mudéjar.......

Puentes y aceñas, abundantes a lo largo del curso del río Alagón. El castillo de Marmionda, fortaleza en Portezuelo, puerta de entrada a la comarca y uno de sus miradores más bellos.
Los pueblos exponen en sus calles el arte: religioso ( iglesias , retablos , ermitas) monumentos, arte y festejos...
Coria es punto de encuentro de todo el noroeste extremeño , catedral , palacios , museos, servicios...
Un joven destino, cargado de Historia, a nuestro alcance.


Patrimonio

En este recorrido por nuestra cultura, de lo popular llegamos a lo histórico. Dejando aparte Coria, es Galisteo el conjunto más destacado. Su original muralla musulmana del s..XI., realizada enteramente con cantos rodados del río Jerte, acoge a la Iglesia de Santa María con un curioso ábside mudéjar, un castillo reconvertido en un palacio renacentista y conocido secularmente como la Picota y un caserío de interés. Un bello puente del s. XVI se inserta en un acogedora zona de baño, poco antes de alimentar al río Alagón. Puentes y aceñas son abundantes a lo largo de su curso, como no podía ser de otro modo en una zona tan antigua y persistentemente humanizada.

Ya hablamos de la antigüedad de algunos yacimientos, ya en periodo histórico es Coria quien nos muestra una secuencia mas amplia, pero no podemos obviar la fortaleza de la Orden de Alcántara en Portezuelo : es una estupenda puerta de entrada a la comarca, a la vez que uno de sus miradores mas bellos. Este castillo, conocido como Marmionda por sus vecinos, tiene un panorama visual tan amplio que comunicaba, de norte a sur de la provincia, otros de Sierra de Gata y Coria con los más cercanos a Cáceres.

No lejos de Portezuelo, por carretera o por atractivos caminos rurales, podemos llegar a Pedroso de Acim, en el que encontramos el convento del Palancar. Es la expresión y símbolo de la reforma franciscana, donde su fundador, San Pedro de Alcántara, quiso dejar lo más evidente : la pobreza de su muros y sus dimensiones lo hacen una obra única, el más pequeño de la cristiandad.

Encontramos iglesias de buena factura en Montehermoso, Torrejoncillo......,con valiosos retablos como es el caso de Guijo de Coria; elegantes en Pozuelo de Zarzón, rurales en Morcillo, Portaje, Casillas de Coria o Casas de D. Gómez, y numerosas ermitas, generalmente pequeñas y encantadoras abundantes en Torrejoncillo (donde existen cuatro); representaciones importantes también en Guijo de Galisteo, Calzadilla o Pozuelo de Zarzón; desatacar el caso de la original ermita de Nuestra Sra. de Argeme (Coria) que no se deja eclipsar en encanto por la majestuosidad de la Catedral.


Tradiciones

La pervivencia de tradiciones y manifestaciones culturales es muestra en nuestra comarca del profundo sentir extremeño: "La Encamisá" de Torrejoncillo (exaltación de religiosidad mariana entre vítores, olor a pólvora, jinetes a caballo y salvas a María Inmaculada) y Los Sanjuanes de Coria (en que de día y de noche, por el recinto amurallado, el toro bravo y arriesgados corredores callejean), y la originalidad de Las Carantoñas de Acehúche y en Montehermoso la Danza de los Negritos .........Toro, caballo y culto mariano son constantes habituales en las tradiciones de los pueblos de la comarca.

En Montehermoso es tradicional la elaboración de objetos de paja, cuya muestra más colorista es el Gorro de Montermoseña, los cencerros y campanas de bronce siguen elaborándose y tañendo en su idioma al viento. En Torrejoncillo, son famosos sus tinajeros los que, seguidos de zapateros, orfebres y bordadoras del "pañuelo del gajo"(bello mantón digno de alta costura), conforman una actividad gremial heredada de otras épocas de floreciente artesanía torrejoncillana. En la localidad de Ceclavín existen Orfebres y maestros de la cerámica que logran el particular y característico acabado del "enchinado".
Otras tradiciones artesanales perviven en Coria , Riolobos...... y prácticamente en todos y cada uno de nuestros pueblos.

Lo que mejor caracteriza nuestra cultura culinaria es el gusto por el sabor natural de unos productos nacidos y tomados de la propia tierra. De elaboraciones sencillas, aquí encontramos la mayor parte del repertorio gastronómico extremeño : Chanfainas, migas, escabeches y mojos de peces, sopas de tomate, gazpachos, pistos, revueltos de espárragos y setas, postres y dulces tradicionales con especialidades como las espléndidas floretas, las ligeras roscas de baño, o los dulces de almendra, el "piñonate", de Coria........ Los derivados del cerdo son abundantes y sabrosos, desde las morcillas patateras de Cachorrilla, Morcillo y Carcaboso, los lomos adobados de Aldehuela de Jerte, el quico de Coria, o el variado repertorio de las industrias artesanas de Torrejoncillo y Pedroso de Acim. Los platos de matanza como la Rana (carne fresca asada) de Pescueza o el ovan de Cachorrilla (contundente desayuno de sopa de sangre y pan), los guiso de toro en Coria y los de "burranco" en Calzadilla, conviven con una cocina cada vez más elaborada y actual, que recoge tradición y productos de la zona para transformarlo en especialidades gastronómicas de sabor autóctono.

Mancomunidad Rivera de Fresnedosa
Mancomunidad Valle del Alagón
Red Extremeña de Desarrollo Local
La Raya / A Raia
Red Española de Desarrollo Local
Marca "Birding Extremadura"
Usted está aquí: Inicio Comarca Cultura